El día después de mañana

El_ojo_bibliotecario

Sólo fuego

El cine catástrofe siempre apuesta a llevar la historia a niveles tan extremos para que sus espectadores puedan experimentar la esencia humana en tales condiciones. Esta vez, en “El día después de mañana” la catástrofe es climática: una condición extraordinaria hace que el hemisferio norte se sumerja en una era de hielo y los políticos se dediquen a negociar con los “afortunados” del hemisferio sur las condiciones de refugio de su población aterrorizada.
Primero es un tsunami, luego un precipitado descenso de temperaturas a niveles bajo cero. Todo se congela en un paisaje extraño en donde el mar se ha mezclado con las ciudades, los barcos circulan entre los edificios, los animales salvajes deambulan y la población desprevenida queda atrapada por el hielo.
Los personajes de la historia están en la ciudad de Nueva York y encuentran en la Biblioteca Pública el edificio para resguardarse de la inclemencia climática. El protagonista es el hijo del héroe, así que espera el rescate junto a sus amigos y otro grupo de personas. El desafío es encontrar la manera de sobrevivir a las temperaturas tan bajas.

aaaaaaaaaaaaabbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbbb
El ser humano ha perdido el pelo pero no las mañas para generar calor… y nuestros personajes están en un lugar en donde abunda combustible: papel. En el proceso de combustión, se necesita que el combustible tenga la suficiente biomasa para que en su oxidación, con ayuda de altas temperaturas, genere luz y calor. Por lo tanto, todas las cosas que contienen carbono, se incendian con facilidad: hidrocarburos, maderas, y también papel, por supuesto.
Es en este punto de la historia cuando entra en juego el elemento cultural asociado al libro. Quizá los mejores diálogos se encuentran cuando los refugiados recorren las instalaciones de la biblioteca recolectando todo lo que se pueda quemar:

Jeremy: ¡Friedrich Nietzsche! ¡No podemos quemar a Friedrich Nietzsche, fue el pensador más importante del siglo XIX!
Elsa: ¡Oh, por favor! Nietzsche fue un cerdo chovinista, quien estaba enamorado de su hermana.
Jeremy: No fue un cerdo chovinista.
Elsa: Pero estaba enamorado de su hermana.
Brian Parks: Ey… ustedes… sí… hay toda una sección de legislación impositiva aquí que podemos quemar.

Se puede estar a favor o en contra de un filósofo o de los impuestos, estas subjetividades atraviesan a los personajes cuando tienen que decidir si sobrevivir o conservar los documentos. ¿Qué se quema?, ¿qué se salva?:

Elsa: ¿Qué tienes ahí?
Jeremy: La Biblia de Gutenberg… estaba en la división de libros raros.
Elsa: ¿Piensas que Dios va a salvarte?
Jeremy: No… no creo en Dios.
Elsa: Pues sostienes esa biblia muy fuerte.
Jeremy: La estoy protegiendo.
[pausa mientras Elsa mira a Jack arrojando libros al fuego]
Jeremy: Esta biblia… es el primer libro impreso. Representa… los albores de la Edad de la Razón. En lo que a mí respecta, la palabra escrita es el mayor logro de la humanidad.
[Elsa resopla]
Jeremy: Te puedes reír… pero si la civilización occidental está acabada… yo voy a salvar al menos una pequeña parte de ella.

aaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa

 

 

 

 

 

 

 

Ficha técnica
The day after tomorrow (2004) – El día después de mañana
Director:
Roland Emmerich
Reparto:
Dennis Quaid, Jake Gyllenhaal, Emmy Rossum

Anuncios

Comelibros

El_ojo_bibliotecario

Quién hubiera imaginado que en la profundidad de un bosque puede existir una biblioteca. Es más, una biblioteca diminuta, hecha de hojas y cortezas… pequeños estantecitos acumulan el conocimiento de generaciones de hadas.
Sí, hadas. Resulta que mirando la película “Tinker Bell y el secreto de las alas” se viene a descubrir un poco más sobre cómo es el mundo pequeño de las hadas. Sorprende cuando muestra cómo viven y cómo está estructurada su vida. Así dicho parece que se da por cierto lo que se muestra, pero es obvio que cuando el espectador decide ver una película de animación para niños, puede hacer dos cosas: o maldecir, o dejarse llevar por la historia. En la serie de películas dedicadas a Tinker, es interesante el modo ingenioso en que los creativos tradujeron las instituciones sociales a la versión hada.

Tinker
Tinker Bell (o Campanita para los lectores de más años), necesita encontrar información sobre el significado del comportamiento de las alas porque algo extraño  ha ocurrido con las suyas, y para ello recurre a la biblioteca. Revisa las estanterías en la sección correspondiente –porque la biblioteca está debidamente ordenada temáticamente- y encuentra el libro que necesita: con forma de mariposa, tapas celestes y letras doradas anuncian el título y el autor.
Pero algo inesperado impide la lectura: las páginas finales del libro están tan agujereadas que es imposible leer. Entonces Tinker levanta la vista enojada y encuentra al culpable y rechoncho gusano, el “comelibros” que huye a la primera oportunidad.
He aquí el doble juego, para nosotros un “comelibros” o “tragalibros” es alguien que lee afanosamente, pero reducido al pequeño mundo de las hadas, el sustantivo se carga de un sentido literal. El gusanito demuestra que está en la biblioteca desarrollando un interés gourmet más que intelectual.
Este personaje representa lo que padece cualquier biblioteca. Una que se precie, tiene una fauna propia. Variedad de insectos viven felices en un ambiente ideal. Una colección de libros conserva calor, los recovecos de las encuadernaciones y de las estanterías ofrecen espacios resguardados para la vida y, como apoteosis, está íntegramente hecho de celulosa, alimento básico de los insectos. En resumen: se trata de vivir en una casa que se puede comer hasta el hartazgo. ¡Un paraíso!
Por eso son famosas y temidas las polillas, que en estado larvario socavan túneles en los libros y en los muebles de madera. También los pececillos de plata y las cucarachas hacen sus estragos, los diminutos ácaros, termitas, ciertos escarabajos, y la lista sigue. Y sólo hablamos de insectos, porque también se deben incluir roedores y hongos a la serie de organismos que pueden afectar una biblioteca.
La lucha contra estos seres es tenaz cuando se habla de conservación en las bibliotecas, pero su presencia es natural en los estantes. Estos bichitos “comen” tanto papel con su información contenida que quizá resulten ser los seres más sabios. Quién sabe… es una lástima que no podamos hablar con las polillas…

Más información sobre insectos en bibliotecas:
http://www.cienciahoy.org.ar/ch/hoy35/insec01.htm

Afiche (1)

 

 

 

 

 

Ficha técnica
Tinker Bell, secrets of the wings, 2012
Walt Disney Pictures
Directores: Roberts Gannaway y Peggy Holmes

No estás sola

 

El_ojo_bibliotecario

En el mundo de los Wormwood todo está al revés. El padre se dedica a estafar personas vendiendo vehículos destartalados. La madre tiene al bingo como actividad principal del día y el hijo mayor, si bien se sabe poco de él, es el encargado de incorporar las “valiosas” lecciones de sus padres. Todo va bien en esta familia dedicada a la vanidad y a la vida fácil del consumismo sin valores morales. Todo va bien… hasta que nace Matilda.
Si los Wormwood son ejemplo de una familia mediocre, Matilda es la representación de lo opuesto. No continúa con el legado porque su inteligencia precoz le permite comprender la realidad en la que está inserta. Sabe que es niña y que está legalmente atada a sus padres, pero precisamente aprovecha la ignorancia de los adultos para educarse a sí misma.
Para los cuatro años ya es autosuficiente, y también una lectora avanzada. Recurre a la biblioteca pública para continuar con sus lecturas y encuentra el acceso infinito a la literatura, que será su gran maestra durante muchos años… hasta que finalmente su padre decide mandarla a la escuela.

matilda2
Como corresponde, la escuela es peor. La directora se llama Tronchatoros, es ruda y despiadada, gusta de lanzar niños por la ventana y dice “no entiendo porqué los niños tardan tanto en crecer, quizá lo hacen a propósito sólo para molestarme”.
Tanto el padre como Tronchatoros repiten la frase “yo soy inteligente y tu tonta, yo estoy bien y tu mal, soy grande y tu pequeña, y no hay nada que puedas hacer para cambiarlo” como para dejar en claro que ningún niño tiene derecho a nada.
Pero no todo es tan malo, la Señorita Miel es la maestra del grado de Matilda y allí, por fin, nuestra pequeña heroína descubre lo que es el aprendizaje basado en el cariño.
La importancia de los libros en la educación de Matilda es el eje de la historia. Si no hubiera ido a la biblioteca, nunca habría tenido acceso al conocimiento. Pudo descubrir, con la ayuda de la bibliotecaria referencista, que su curiosidad se podía satisfacer. No importaba qué quería saber, en la biblioteca algo encontraba. Como dice el relator en off: “entonces Matilda continuó creciendo, nutrida por las voces de todos esos autores quienes mandaron sus libros al mundo como barcos en el mar. Esos libros le dieron a Matilda un esperanzador y reconfortante mensaje: no estás sola”. No estás sola y el mundo no es como dicen los Wormwood.
La literatura es la protagonista: “Los libros la transportaron a nuevos mundos y la introdujo a gente increíble que vivieron vidas emocionantes. Ella navegó con Joseph Conrad. Fue a África con Ernest Hemingway y a la India con Rudyard Kipling. Viajó por todo el mundo mientras estaba sentada en su pequeña habitación”.

Afiche

 

 

 

 

 

 

 

 

Ficha técnica
Matilda (1996)
Basado en la novela homónima de Roald Dahl
Dirigido por Danny De Vito
Reparto: Danny De Vito, Rhea Perlman, Mara Wilson

Robar para leer

El_ojo_bibliotecario

Liesel es una adolescente que se encuentra sorpresivamente envuelta en los cambios políticos de la Alemania Nazi. Sin que su madre pueda cuidarla más, es entregada en adopción a una familia. La nueva vecindad permanentemente la juzga como posible judía, lo que la limita para sobrellevar la nueva vida.
En medio de todo este caos Liesel encuentra un libro, se aferra a él porque es el único objeto que le queda como recuerdo de su vida anterior, pero es un objeto apropiado en la desesperación, porque Liesel lo encuentra en el momento del funeral de su hermanito.
No es cualquier libro, cuando Hans, su padre adoptivo, la descubre con él hace un pacto con Liesel: le enseñaría a leer con ese texto. Así crean un espacio de lectura en el sótano de la casa, tomando las paredes como pizarrón para que la niña aprenda a escribir. Finalmente llega el día en que Liesel lee por completo el “manual para inhumaciones” que tanto resguardaba… quizá no era la mejor pieza para empezar, pero fue su primer libro. Y de allí, su curiosidad se volvió avidez.
Sobre la marcha Liesel comprende la reticencia de sus nuevos padres por encariñarse con ella, el matrimonio está en contra de la política alemana y ayudan a escapar a judíos. Los hechos se suceden con prontitud y la guerra se encarniza con los ciudadanos. Liesel asiste a un acto en la plaza pública, está maravillada por el despliegue militar y a la vez confundida por la quema de libros.

ladrona_lectura
Un buen día llega un extraño a la casa, se trata de Max, a quien deben refugiar hasta que consiga escapar del país. Entre ellos surge la camaradería durante sus largas horas en el sótano, allí comparten lecturas, y Liesel comienza a robar libros para hacérselos llegar a Max. Y no se los roba a cualquiera, los toma de la biblioteca personal de un miembro del partido nazi.
Es de imaginar cómo puede terminar esta historia, pero mejor nos quedamos con la perlita: Max está contento porque ve próximo su escape, así que toma un ejemplar de “Mi lucha” de Hitler, pinta sus páginas de blanco y allí escribe cuentos para Liesel. En un ritual, el papel que llevaba el texto más odiado por nuestra historia moderna, cambia de piel y se llena de esperanza.

ladrona_ficha

 

 

 

 

 

 

 

 

Ficha técnica

La ladrona de libros (2013) – “The Book Thief”

Director: Brian Percival

Basado en la novela de Markus Zusak

Guionistas: Markus Zusak y Michael Petroni

Reparto: Sophie Nélisse, Geoffrey Rush, Emily Watson

La lectura que cura

El_ojo_bibliotecario

La imagen es elocuente: un hombre sufre grandes quemaduras en su cuerpo, está totalmente vendado, tendido en la cama. El dolor hace que se sumerja en un sueño ligero y agitado. Una mujer, sentada a su lado, le lee.
Es una escena de la película “El paciente inglés”, la enfermera Hana cuida del maltrecho hombre, quien se niega a contar su historia. Lo que ocurre con los personajes es extenso y complicado, pero en esta sección nos detendremos en el aspecto terapéutico de la lectura.
Es cierto que lo que está haciendo Hana es simplemente acompañar y entretener a una persona que ha quedado reducida al sentido del oído, pero leerle a un convaleciente es una tarea más delicada por lo que trae consigo.

elojo 2
Esta actividad tiene nombre propio y es biblioterapia, se trata de seleccionar cuidadosamente un texto para que el paciente interactúe positivamente con el material y lo ayude en su proceso de curación.
Esta práctica es tan antigua como los libros y se aplica individualmente o en grupo. Claro está que no se trata de una panacea pero es un elemento más que ayuda en los procesos de sanación. Sus fundamentos se encuentran en la psicología y toma a la literatura como vehículo para transmitir experiencias y valores. Seguramente la mayoría de las obras seleccionadas en biblioterapia no fueron creadas con fines terapéuticos, pero así es la literatura. Un texto tiene tantos significados como personas lo leen. La sensibilidad que requiere conecta al lector con su problema y se abre la puerta a la meditación, la objetivación y la toma de conciencia de la enfermedad. La lectura, además, genera intimidad: fundamental en un paciente hospitalizado.

elojo 1

 

 

 

 

 

 

 

Ficha técnica

El paciente inglés (1996) – “The English Patient”

Director y guionista: Anthony Minghella

Actores: Ralph Fiennes, Juliette Binoche, Willem Dafoe

El papel del papel

El_ojo_bibliotecario

Tomó su tiempo, pero el papel que conocemos y usamos fue ocupando su espacio relevante en nuestras vidas.
En sus comienzos medievales, cuando los pergaminos y los papiros se volvieron costosos y se reservaban para las obras más importantes, hubo la necesidad de encontrar otro producto para los textos menores. Así, la ropa vieja se reciclaba en papel a través de un largo proceso de descomposición de las fibras, lavados y blanqueados. Aún así, seguía siendo costosa su producción y se comenzó a usar la madera como materia prima.

11111111111111111111

El resto fue el ingenio humano: se inventaron máquinas, tanto para producir papel como para estamparlo. Fueron tiempos veloces en que escribas recluidos en monasterios fueron reemplazados para producir libros en serie. Y mucho se habla de Gutemberg y su imprenta de tipos móviles. Pero nos olvidamos del papel que recibía esa tinta en la impresora manual.

Nació pobre, es cierto, nació como un insumo económico. No era tan durable como los otros soportes: el papel sólo puede durar algunos siglos. En comparación, sale perdiendo contra los varios que soporta el pergamino. Aún así, el papel fue mejorado en el proceso de producción y hoy está presente en muchas variantes.

Estamos en el siglo XXI discutiendo si el libro en papel va a durar o será vencido por los libros digitales. Y en medio de esa discusión, nuestros niños pueden ver un dibujito animado que se llama “Zack y Quack”.

 2222222222222222222222

Es una producción digital que homenajea permanentemente al papel. Los protagonistas son niños y animales que viven sus aventuras recorriendo un libro “pop up”, un libro de esos que abren sus páginas y múltiples hojas se despliegan formando paisajes, un libro con lengüetas para tirar y descubrir nuevos componentes.

Este tipo de libros está destinado actualmente a los niños, quizá porque los cuentos e historias fantásticas permiten desarrollar la imaginación a la hora de diseñar sus ilustraciones. Con esta técnica, un libro se vuelve tridimensional e interactivo, el lector debe manipular los objetos para disfrutar de la historia.
No sabemos el porqué del estilo elegido para la realización de la serie, pero el homenaje está implícito, al punto que cada capítulo termina con Zack sentenciando victorioso: “¡El papel salva el día!”

 

Ficha técnica
Zack & Quack
© 2015 Viacom International Inc.

Sobre rodetes, faldas y anteojos

El_ojo_bibliotecario

En los posts “La momia, la bibliotecaria y los dos errores” y “La biblioteca galáctica” se han descubierto a dos personajes que se ajustan perfectamente a la imagen o idea aceptada comúnmente sobre las bibliotecarias.

En el artículo “The female librarian in film: has the image changed in 60 years?”, Julia Wells repasa films desde 1940 y encuentra que el estereotipo sigue firme, a pesar de algunos intentos por representar mejor la realidad.

La mirada de la industria cinematográfica se nutre del imaginario colectivo, y además la influye formando a la opinión pública. Este círculo de influencias da lugar a los estereotipos: figuras de acción, héroes, villanos, vamps, nerds y… bibliotecarias aburridas.

Pareciera que para trabajar en una biblioteca, primero hay que ser mujer, preferentemente soltera, ratón de biblioteca, amargada, con ropa modesta, anteojos y peinado con rodete. Una bibliotecaria de molde debe preocuparse neuróticamente por llamar al silencio y vivir sólo para los libros; si tiene sueños o ambiciones, consistirán en casarse y, eventualmente, encontrar otro trabajo.

En “It’s a wonderful life” (1946), un ángel llamado Clarence le enseña a George cómo sería su vida si no existiera. Entre las consecuencias catastróficas, su esposa Mary será una bibliotecaria triste y solterona. El diálogo entre George y Clarence lo refleja:

– ¿Dónde está Clarence?
– No te va a gustar George
– ¿Dónde está?
– Es una solterona, nunca se casó
– ¿Dónde está?
– Está, está… a punto de cerrar la biblioteca hoy
– ¡Ay! Debe haber un modo más fácil de ganarse unas alas…

It's a wonderful life

En films recientes comienzan a aparecer bibliotecarias más humanas, más reales (aunque siguen siendo mujeres). Como Emily, la bibliotecaria soltera y embarazada que aparece en “The station agent” (2003). El guión de esta película, se permite hacer una broma con respecto al estereotipo cuando Finbar, el protagonista, habla con su amigo sobre “la fantasía de la bibliotecaria”:

– Fuera anteojos, cabello suelto, libros volando
– Emily no usa anteojos
– Cómprale unos, vale la pena…

the station agent

Referencia
Wells, Julia A. (2013) “The Female Librarian in Film: Has the Image Changed in 60 Years?, ” iSchool Student Research Journal: Vol. 3: Iss. 2, Article 2. Available at: http://scholarworks.sjsu.edu/slissrj/vol3/iss2/2

Una historia que no acaba

El_ojo_bibliotecario

Preguntas y respuestas obvias: ¿Para qué se escribe un libro? para ser leído; ¿para quién se escribe un libro? para un lector.

Comenzar así tiene su razón.
De la tarea de escritura se sabe mucho. Los autores se dedican a poner por escrito sus ideas, y las editoriales se abocan a dar a conocer sus obras (todo esto bien condimentado con recursos publicitarios y mercadotécnicos). Y pareciera que el lector queda relegado a la muy pasiva tarea de la lectura.

03_neverending_story_blu-ray

Pero…  ¿es tan así?
Como los ejemplos exagerados suelen ser buenos maestros tomemos la película “La historia sin fin”. Un niño llamado Bastian se pone a leer un libro misterioso escondido en el ático de su escuela. Se esconde allí porque es víctima de bullying  y con la lectura se encuentra seguro porque, para él, es una actividad tranquila y solitaria, que lo mantiene lejos de sus molestos compañeros.
Comienza a leer y se sumerge en un mundo fantástico, en donde una Emperatriz Infantil pide ayuda al pequeño héroe Atreyu porque su reino Fantasía está siendo destruido por “La Nada”. A lo largo de la aventura se habla de otro héroe, alguien que todavía no conoce su poder y es el verdadero salvador del reino.
Dicho héroe es el propio Bastian, quien al final de la película, se encuentra junto a la Emperatriz, rodeados de la oscuridad de La Nada. Aparentemente, la destrucción de Fantasía ha sido total. Pero queda una minúscula partícula en la palma de la mano de la Emperatriz. A partir de ese granito de arena, Bastian comienza a recrear Fantasía. ¿Necesita fuerza extraordinaria? En absoluto, simplemente usa su imaginación. Así, construye castillos, inventa paisajes, da vida a los personajes del libro… y hasta se permite usar al dragón volador Fujú para vengarse de sus acosadores.

ultimo granito

El mensaje es que por cada niño que lee y cree en la historia leída, el mundo imaginario sobrevive. Porque ese universo ficticio, existe en la medida que se cree en él.
Entonces, ¿el lector es pasivo? Vemos que no. El lector tiene el poder de dar vida a la historia al sumar su cuota imaginativa. Un libro es el producto de la imaginación del su autor. Un libro leído es la creación del autor y la recreación del lector. Es una historia potenciada por cada individualidad lectora.

Ficha

Ficha técnica
Die Unendliche Geschichte (1984)
Dirigido por Wolfgang Petersen
Productoras: Neue Constantin Film, Bavaria Studios, Westdeutscher Rundfunk (WDR), Warner Bros. Pictures, Producers Sales Organization

Lúcida Lucy

El_ojo_bibliotecario

¿Será acaso un guión perfecto? La película Lucy reúne una cantidad de información sobre la información, que se hace difícil emitir un comentario simple.

La protagonista es Lucy, una estudiante universitaria que está más abocada a las fiestas que a sus estudios, y que por cruzarse con la persona menos indicada termina siendo utilizada por un cártel para transportar drogas en su abdomen.
Pero no es cualquier droga, es una versión sintética de una hormona que potencia el uso del cerebro. Accidentalmente su “carga” se rompe, y a partir de la intoxicación que sufre se convierte en una muy lúcida Lucy. De a poco, comienza a tener conciencia de su existencia, se activan recuerdos y emociones que van llevando a Lucy a una comprensión total de su existencia. También se vuelve consciente de la visión periférica y captura toda la información que se encuentra a su alrededor.

1Lucy

Estamos rodeados de información. Tanta, que nuestro cerebro se especializa en “ignorar” muchos de estos estímulos para evitar una sobrecarga. Se cree que los problemas de atención de nuestra época son el resultado de tanta exposición (consciente e inconsciente).

A pesar de todo es un film de acción, y Lucy termina alcanzando un dominio absoluto de su cuerpo que la ayuda a librarse de los traficantes. Y a su vez, a tomar la valerosa decisión de hacerles frente recurriendo a la policía.

Lucy también pide ayuda a un profesor especializado en inteligencia para que la asista en este transe. El profesor duda al principio, pero cuando es testigo del poder de Lucy, accede inmediatamente. Ahora, nuestra heroína ya superó su propio cuerpo, y es capaz de meterse en las redes de comunicación, en las máquinas, y también a leer las mentes de  otras personas.  No existen límites materiales para ella

4gabinete

A esta altura de la historia, Lucy ya se ha contactado con la policía parisina para detener a los traficantes que intentan operar en la ciudad luz.
¿Cómo sigue esta historia? Ya cerca del final, el pleno uso del cerebro le permite a Lucy eliminar también el límite del tiempo. En una escena memorable, Lucy se encuentra haciendo un recorrido histórico en donde llega a conocer a un homínido hembra, un australopithecus afarensis, de 3,2 millones de años de antigüedad que los antropólogos bautizaron Lucy en 1974. En ese encuentro, la Lucy moderna y la Lucy ancestral toman contacto del mismo modo en que Miguel  Ángel imaginó a Dios creando a Adán.

3contacto

Es vertiginoso el desenlace cuando Lucy se da cuenta de que, como su consciencia ha alcanzado niveles metafísicos, su cuerpo biológico no resistirá mucho más. Y así, en el gabinete de investigación del profesor, Lucy comienza una transformación final.

Este gabinete es muy atractivo para el Ojo Bibliotecario, pues es la conjugación perfecta  entre el conocimiento adquirido y el que está por descubrirse: en un ambiente amplio se ve una biblioteca tradicional con estanterías de madera a ambos lados del gabinete, y en el centro está el área de trabajo con súper computadoras e instrumental de avanzada.
¿Qué es de ella? Pues, no está bien contar los finales, de modo que simplemente se dirá que el espectador se queda sorprendido con lo que sucede.

2profesor

Tiene relación lo que alguna vez dijo el padre de la cibernética, Norbert Wiener en 1948:

la individualidad corporal es la de una llama más que la de una piedra, es una forma más que una sustancia, esta forma puede trasmitirse, modificarse o duplicarse (…).He expuesto estas cosas, no por un deseo personal de escribir un cuento de fantaciencia acerca de la posibilidad de telegrafiar un hombre, sino porque son cosas que pueden ayudarnos a comprender que la idea fundamental de las comunicaciones es la trasmisión de mensajes y que la trasmisión corporal de materia y mensajes es sólo un mismo camino imaginable de alcanzar ese fin”.

Y como ya sabemos: “polvo eres, al polvo volverás”, gracias a Lucy podemos decir también: “carbono eres, en información te convertirás”.

Ficha técnica

Lucy (2014)
Escrito y dirigido por Luc Besson
Protagonistas: Scarlett Johansson, Morgan Freeman

Ficha

Pintando paredes

El_ojo_bibliotecario¿Qué es escritura? Es la sumatoria de tres elementos: un sistema de códigos para transmitir un mensaje (letras, dibujos, números), algo para escribir (lápiz, tinta, pedacito de ladrillo o carbón, un simple palito) y finalmente una superficie donde fijar el mensaje (papel, madera, pared o piso, piedra, piel). Esta manera de comunicación existe desde tiempos remotos. El invento del alfabeto fue revolucionario, y su inicio se remonta a los fenicios, pero en esta oportunidad nos vamos a ir más atrás, a los orígenes, a la época en que no se necesitaban letras para contar historias.

Los Croods_pintando

Existe una discusión entre los teóricos acerca de las expresiones gráficas conservadas en las cuevas: ¿es arte o es escritura? Lo seguro es que se trata de una representación social: para dibujar una res primero la comunidad debe conocer a los animales de caza, y el artista o escritor debe recurrir a una serie de líneas y colores reconocibles como el animal en cuestión, para que, finalmente, la comunidad acepte y reconozca la representación. Recién en esta instancia se cumple con el objetivo comunicacional. Escribir (y leer) es un hecho social.

Los Croods_cavernicolas

Con esta mirada se puede apreciar en Los Croods la importancia que tiene la escritura. Los creadores de este film de animación decidieron inventar un período prehistórico, en donde una familia sobrevive gracias a la caverna en donde se refugian y a las reglas de supervivencia de Grug, el jefe de familia Croods. Grug se encarga de repasar las reglas todos los días, y las refuerza pintándolas en las paredes. Pero su hija Eep se rebela permanentemente, y es gracias a su curiosidad que sale de la cueva y termina salvando a su familia de un derrumbe. De repente, la familia se encuentra sin sus “paredes” protectoras y deben buscar un nuevo refugio mientras la tierra que conocen cambia a fuerza de terremotos. En este panorama, las reglas del patriarca pierden sentido.
Pero la escritura perdura… cuando Grug queda atrapado entre rocas y cree haber perdido a su familia, la dibuja en la pared. Entonces, ¿es arte?, sí, pues son representaciones figurativas de personas. ¿Es escritura? Lo es y en mayor medida, pues simbolizan mensajes: no dibuja simplemente personas, pinta una esposa, tres hijos, una abuela y un amigo.
Las pinturas rupestres están más ligadas al lenguaje, a la oralidad perdida de las comunidades primitivas. Por lo tanto, está un poco más vinculado con la escritura que con el arte.
Los Croods es una película para el público joven, pero logra rescatar la belleza del acto de escribir.

Ficha técnica

Los Croods: una aventura prehistórica (2013)

Los Croods
The Croods ® DreamWorks Animation L.L.C.
Dirigido y escrito por Kirk De Micco y Chris Sanders