Evaluándonos

Logo_Rincon2

¡Paremos un momento!, ¡es hora de reflexionar! En las entregas 2, 3 y 4 de nuestra página te contamos la historia del hombre sobre la tierra. No lo hicimos caprichosamente, sino para ejemplificar reflexivamente los diferentes usos que puede tener el lenguaje.

De la historia de Homo podemos inferir:

*Es un escrito breve y humorístico, que nunca podría constituir un texto científico aunque contenga datos avalados por la investigación histórica.

*Sí, un simple escritor literario puede promover y reavivar intereses hacia lo científico, y abrir paradigmas hacia la investigación a partir de datos constatados, aunque no es el caso de este simple cuentito

*Relatar viene de la más arraigada y primigenia época de la oralidad. Lo que nos dice un texto científico, en cambio, no se reduce a contar simplemente. Para arribar a conclusiones ha de pasar por concienzudos estudios previos, hipótesis, investigaciones, postulados.

*Es característica humana el hecho de “contar”, pero, ¿para decir qué, a quién, por qué? No hay ciencia en el mundo que pueda estudiar ese deseo irreprimible del hombre de contar sus cosas.

*El autor de ficción puede narrar y recontar lo mismo que cualquier otro haría, pero presupone que lo hará de una manera nueva y original, imponiendo su sello, enfatizando en el otro lo asombroso e inesperado.

*Lo mismo un ideólogo que piensa en aquello que aún nadie pensó, ejemplo, los autores de ciencia ficción en muchos casos han hecho ruido hacia las investigaciones científicas.

*La literatura como ejercicio se maneja con verosimilitudes, siempre desde la ficción, no postula verdades absolutas, ni ciencia alguna verificable.

*O sea que lo que has leído durante las tres primeras páginas, aún con datos emanados de diversas fuentes de estudios, no es una mentira, pero sí, una ficción. Como dato real es objetable, como ficción, no.

*Y como ficción, se dará cuenta el lector de que el relato ha saltado miles y millones de años en una brevedad de síntesis, tanto, que hasta las épocas parecieran estar pegadas entre sí. Esto se debe a “lo mágico” del texto literario, que puede obrar “minutos”, en cantidad indefinida de párrafos descriptivos, o “siglos” contados en un par de renglones.

————————-

 

Dejanos un comentario…

 

Anuncios

Un pensamiento en “Evaluándonos

  1. Qué feliz coincidencia de pensamientos… siempre dije que aprendí historia leyendo novelas.
    La ficción me facilitó el encuentro emocional con los hechos, luego la ciencia me puede corroborar los datos y decir que tal o cual cosa en realidad pasó.
    Pero a esa altura ya registré mi experiencia, la lectura de la ficción hizo carne con todos sus datos. Gracias a la emotividad vinculada, recuerdo más sobre la Semana de Mayo por leer “La revolución es un sueño eterno” que todos los intentos de mis profesores de historia a lo largo de la educación formal. Conocer sobre el impacto de la Primera Internacional con “Germinal”, entender a un emperador romano con “Memorias de Adriano”, aprender sobre la España del siglo XVII con “Alatriste”, y así, un largo etcétera.
    La lista podría ser (y debe ser) infinita: ¡cada uno con su textoteca!
    Gracias Rincón, gracias ficción, gracias literatura.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s