Lecturas cruzadas

El book crossing es una iniciativa que anima la lectura a partir de una práctica desinteresada: liberar libros.

Básicamente consiste en tomar un libro, leerlo y dejarlo en un lugar público para que otra persona lo tome y repita la operación.

La idea se le ocurrió a Ron Hornbaker, un programador de Lake Winnebago, Missouri, en marzo de 2001, mientras junto a su esposa, Kaori, admiraba un sitio llamado PhotoTag.org, que se dedica a rastrear cámaras fotográficas abandonadas. Preguntándose a qué otro objeto sería entretenido seguirle la pista, Hornbaker se fijó por casualidad en su biblioteca y el concepto le cayó como una moneda. El sitio ( BookCrossing.com ) fue lanzado algunas semanas más tarde, el 17 de abril, y comenzó a captar miembros a un ritmo de cien por día.

Cada libro registrado en BookCrossing.com recibe un número de identificación y una tarjeta que puede ser impresa y adherida al interior de la tapa. La tarjeta explica brevemente la misión de BookCrossing y dirige al lector a una página dentro del sistema, específicamente dedicada a ese libro. Allí, quien recogió el libro puede describir cómo lo encontró, si lo ha leído y qué piensa de él. Cuando se visita la página de la organización, se pueden ver los últimos libros “cazados” o “liberados”.

Para hacer la liberación de un ejemplar se puede dejar el libro en un transporte público, una plaza, una cafetería, etc. Pero en algunas ciudades, se han creado “zonas de liberación” para que los ejemplares no se pierdan en una tormenta o terminen en un cesto de basura.

Estas zonas de liberación abundan en Alemania, en donde se han reciclado viejos muebles, o viejos troncos para albergar a los libros que están esperando continuar con su camino. De este país se han tomado las fotos que ilustran este post. Dan muestra de la creatividad, del sentido de cuidado del medioambiente y del apego a la cultura del intercambio.

Quienes comparten sus libros, anuncian la hora, fecha y lugar donde los dejaron y los interesados pueden verificar cuáles están en su área y salir a buscarlos.

El sitio no cobra cuotas de inscripción, no hace publicidad ni gana dinero. Su difusión es resultado exclusivo del boca a boca. Pero el sueño de su creador es convertir al mundo en una gran biblioteca y al intercambio de libros en una actividad que termine hermanando a lectores de todo el planeta.

Inesperadamente, el sistema se ha vuelto popular entre los adolescentes. Es una suerte de apasionante búsqueda del tesoro que, por añadidura, impulsa a leer.

Biblioteca hecha en una vieja cabina telefónica

Foto 1

Troncos reciclados

Foto 2

Bibliotecas en gabinetes reciclados

Foto 3

Foto 4

Referencias:

http://www.bookcrossing.com/

http://www.lanacion.com.ar/817465-el-club-de-los-libros-abandonado

Anuncios

Lúcida Lucy

El_ojo_bibliotecario

¿Será acaso un guión perfecto? La película Lucy reúne una cantidad de información sobre la información, que se hace difícil emitir un comentario simple.

La protagonista es Lucy, una estudiante universitaria que está más abocada a las fiestas que a sus estudios, y que por cruzarse con la persona menos indicada termina siendo utilizada por un cártel para transportar drogas en su abdomen.
Pero no es cualquier droga, es una versión sintética de una hormona que potencia el uso del cerebro. Accidentalmente su “carga” se rompe, y a partir de la intoxicación que sufre se convierte en una muy lúcida Lucy. De a poco, comienza a tener conciencia de su existencia, se activan recuerdos y emociones que van llevando a Lucy a una comprensión total de su existencia. También se vuelve consciente de la visión periférica y captura toda la información que se encuentra a su alrededor.

1Lucy

Estamos rodeados de información. Tanta, que nuestro cerebro se especializa en “ignorar” muchos de estos estímulos para evitar una sobrecarga. Se cree que los problemas de atención de nuestra época son el resultado de tanta exposición (consciente e inconsciente).

A pesar de todo es un film de acción, y Lucy termina alcanzando un dominio absoluto de su cuerpo que la ayuda a librarse de los traficantes. Y a su vez, a tomar la valerosa decisión de hacerles frente recurriendo a la policía.

Lucy también pide ayuda a un profesor especializado en inteligencia para que la asista en este transe. El profesor duda al principio, pero cuando es testigo del poder de Lucy, accede inmediatamente. Ahora, nuestra heroína ya superó su propio cuerpo, y es capaz de meterse en las redes de comunicación, en las máquinas, y también a leer las mentes de  otras personas.  No existen límites materiales para ella

4gabinete

A esta altura de la historia, Lucy ya se ha contactado con la policía parisina para detener a los traficantes que intentan operar en la ciudad luz.
¿Cómo sigue esta historia? Ya cerca del final, el pleno uso del cerebro le permite a Lucy eliminar también el límite del tiempo. En una escena memorable, Lucy se encuentra haciendo un recorrido histórico en donde llega a conocer a un homínido hembra, un australopithecus afarensis, de 3,2 millones de años de antigüedad que los antropólogos bautizaron Lucy en 1974. En ese encuentro, la Lucy moderna y la Lucy ancestral toman contacto del mismo modo en que Miguel  Ángel imaginó a Dios creando a Adán.

3contacto

Es vertiginoso el desenlace cuando Lucy se da cuenta de que, como su consciencia ha alcanzado niveles metafísicos, su cuerpo biológico no resistirá mucho más. Y así, en el gabinete de investigación del profesor, Lucy comienza una transformación final.

Este gabinete es muy atractivo para el Ojo Bibliotecario, pues es la conjugación perfecta  entre el conocimiento adquirido y el que está por descubrirse: en un ambiente amplio se ve una biblioteca tradicional con estanterías de madera a ambos lados del gabinete, y en el centro está el área de trabajo con súper computadoras e instrumental de avanzada.
¿Qué es de ella? Pues, no está bien contar los finales, de modo que simplemente se dirá que el espectador se queda sorprendido con lo que sucede.

2profesor

Tiene relación lo que alguna vez dijo el padre de la cibernética, Norbert Wiener en 1948:

la individualidad corporal es la de una llama más que la de una piedra, es una forma más que una sustancia, esta forma puede trasmitirse, modificarse o duplicarse (…).He expuesto estas cosas, no por un deseo personal de escribir un cuento de fantaciencia acerca de la posibilidad de telegrafiar un hombre, sino porque son cosas que pueden ayudarnos a comprender que la idea fundamental de las comunicaciones es la trasmisión de mensajes y que la trasmisión corporal de materia y mensajes es sólo un mismo camino imaginable de alcanzar ese fin”.

Y como ya sabemos: “polvo eres, al polvo volverás”, gracias a Lucy podemos decir también: “carbono eres, en información te convertirás”.

Ficha técnica

Lucy (2014)
Escrito y dirigido por Luc Besson
Protagonistas: Scarlett Johansson, Morgan Freeman

Ficha

Alerta bibliográfico y Destacado del mes

Logo. Destacado

Cuestiones epistemológicas: una introducción a la problemática científica/ Karina Pedace, Christian Riopa (compiladores.)

  Desde el nacimiento de la filosofía se ha instalado el debate epistemológico sobre el conocimiento y su alcance. ¿Sabemos lo que conocemos? ¿Para saber hay que creer? ¿El conocimiento implica verdad? ¿Puede una creencia constituirse en conocimiento verdadero? Estos y otros más son los interrogantes que plantea esta obra. Pedace, Riopa y un elenco de destacados epistemólogos logran introducir al lector en el problema del conocimiento y su aprehensión,  permitiendo un acercamiento al tema para quienes no se encuentran tan familiarizados con esta problemática o están iniciándose en filosofía, facilitando así el acceso a cuestiones y autores fundamentales en la reflexión epistemológica como Hempel, Popper, Khun, Bachelard y otros.

  Los invitamos a acercarse a esta obra, disponible en la sala de lectura de nuestra Biblioteca.

erwrwerwerwe

Alerta. Abril 2015

Irse por las ramas…(1ra. Parte)

Logo_Rincon2

La culpa la tuvo el cráter de Chicxulub, y por supuesto, el Lemúrido 

    ¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Nos fabricó un Dios a imagen y semejanza? ¿Somos de verdad hijos de Adán y Eva? ¿Nos dejaron aquí los extraterrestres en algún viaje astral? O, por el contrario, ¿evolucionamos a partir de una finita, insignificante molécula?

Voy por esta última: la de la finita insignificante molécula celular evolucionada, y me sumo a los que me cuentan que hace unos 65 millones de años atrás, la tierra fue impactada por un mega-meteorito por segunda vez -dicen que el primero ya había formado un cráter despiadado en la antártica “Tierra de Wilkes”-, en cambio esta vez la colisión fue lejos de allí, en zonas tibias. La violencia de caída de esta roca incandescente hizo temblar al trópico todo, golpeando de lleno en el mar y formando olas tan espeluznantes que sumieron al planeta en gran cantidad de tsunamis a la vez, ¡vaya piedra! diría mi abuela.

Este impacto formó el “Cráter de Chicxulub”, en Yucatán, Golfo de México, y cambió para siempre los destinos de la tierra. Las partículas de polvo y gas oscurecieron el sol, el aire se tornó irrespirable y un frío eterno volvió a azotar el medioambiente. Otra temible nueva glaciación extinguió de un plumazo a los desafortunados gigantosaurios y a los helechos primigenios. El paraíso había terminado.

    En estos casos, se supone que la naturaleza tiene preparado un plan B, y exactamente lo tuvo; en  medio de la confusión del destartalado ecosistema algunas especies salieron a flote. Seguro que porque era pequeñito y más adaptable, lemúrido sobrevivió, una especie de hurón o rata grande, hoy casi una anécdota del destino, un prócer perfil bajo de aquel asunto.

    Lemúrido le puso el pecho a la catástrofe, entendió que esa no era su hora, y si las aves y otros animalitos menores podían soportar mejor la vida, alguna clave había. Harto de seguir metiendo sus patas en el hielo, no se dio por vencido y subió a los árboles. Allí conseguiría cobijo del frío, y aún, hojas frescas para comer. No fue de la noche a la mañana, claro, la adaptación le llevó un tiempo extraordinario. Las mutaciones sucesivas alargaron sus patas cortas, convirtiéndolas en brazos largos aptos para saltar por las ramas, y en manos prensiles para tomar la comida; su futuro había llegado. De pronto era todo un prosimio e iba por más, intentaba ser un “primate”, el camino anterior al homínido… ¿Homínido? De esa cuasi rata ¿Un homínido?…                                                                                

                                                                                                                                       (Continuará)

 

(Fragmentos introductorios  de “El lenguaje es un problema espiritual”,  libro de autor, en proceso:  Nora Sielas 2015)

Este es nuestro momento interactivo. “Rincón del Escritor” te invita a participar con tu opinión en esta breve encuesta:

Sé breve y sincero: ¿Estás impresionado?… ¿De dónde creés provenir? ¿Qué tierra hubieras imaginado para vos?